Quintana sigue líder en la víspera de la llegada a Milán, pero en situación frágil

Asiago (Italia) (AFP) – El colombiano Nairo Quintana mantuvo la ‘maglia rosa’ de líder del Giro de Italia tras la disputa este sábado de la 20ª y penúltima etapa, pero las diferencias con sus perseguidores no le aseguran el éxito en la crono final del domingo en Milán.

La última etapa de montaña, con final en Asiago, fue ganada por el francés Thibaut Pinot (FDJ), pero Quintana sólo pudo aventajar en 15 segundos a uno de sus máximos rivales por la victoria en Milán, el holandés Tom Dumoulin.

El ciclista galo ganó al esprint a un pequeño grupo de escapados, en el que estaban también Quintana, los italianos Vincenzo Nibali y Domenico Pozzovivo y el ruso Ilnur Zakarin.

Dumoulin, en otro grupo, llegó a 15 segundos, pero se mostró confiado de cara al domingo.

“Afortunadamente, tengo mejores piernas que ayer”, dijo en referencia a la etapa que acabó en el alto de Piancavallo, en la que perdió la ‘maglia rosa’ al ceder 1 minuto y 9 segundos con respecto a Quintana.

La victoria final en el Giro del Centenario se decidirá el domingo en una contrarreloj completamente llana de 29 km de recorrido que partirá desde el circuito de Monza y acabará en la plaza del Duomo de Milán.

A esa cita llega Quintana como líder de la carrera, pero tendrá complicado mantener la ‘maglia rosa’ y repetir el éxito de 2014, ya que aventaja en 39 segundos a Nibali, en 43 a Pinot y en 53 a un especialista de la lucha individual como Dumoulin, plata olímpica en esta disciplina en Rio-2016 y bronce en el Mundial-2014.

Dumoulin contó con aliados

“Tratamos de sacarle tiempo, pero encontró algunos aliados”, lamentó el colombiano, refiriéndose a la ‘ayuda’ que tuvo Dumoulin en la subida al Foza en corredores como Bauke Mollema, Adam Yates y Bob Jungels.

“Sacamos algo de tiempo, que es mejor que nada y veremos mañana cómo están las piernas”, añadió algo resignado el líder del Movistar.

Nibali, por su parte, ve “iguales” las fuerzas entre los aspirantes al título.

“Si Quintana hubiera sido el más fuerte, habría atacado. Las fuerzas están iguales después de esta tercera semana. Este Giro ha sido difícil, muy táctico”, estimó el italiano.

Zakarin, quinto a 1 minuto y 15 segundos, y Pozzovivo, sexto a 1:30, pueden aspirar aún a una plaza en el podio final.

En la otra contrarreloj disputada en este Giro, en la 10ª etapa, Dumoulin se adjudicó la victoria y aventajó a Quintana en 2 minutos y 53 segundos, en 39,8 km de recorrido.

En esa crono, Quintana perdió 46 segundos con Nibali, 11 con Pinot y 34 con respecto a Zakarin.

“Dumoulin sigue siendo el favorito para este Giro”, aseguró el ganador del día tras la etapa y que espera estar en el podio de Milán el domingo.

Pinot destacó que ganó “una bonita etapa ante los mejores de este Giro”.

“Hasta estar a 3 o 4 km de la meta, sólo pensé en la clasificación general, pero después me concentré en la victoria de etapa”, añadió el francés, que se defiende bien en la contrarreloj (es el actual campeón de Francia de la especialidad).

Consciente de su inferioridad en la lucha contra el crono, Quintana probó con ataques en varias ocasiones en la subida al Foza, un puerto cuya cima estaba a 15 km de la meta de Asiago.

Dumoulin se quedó rápidamente, pero siempre tuvo referencia visual con la ‘maglia rosa’.

El grupo de cabeza pasó por la cima del Foza con medio minuto sobre el que integraba Dumoulin, pero éste, más numeroso y con mejores rodadores, recortó las diferencias hasta los 15 segundos finales.

Mauricio Arroyo

Redactor en América Deportiva desde Junio 2017.
Soy un costarricense aficionado de los deportes. Me encanta el fútbol y el baloncesto.