Mantener los registros de Mar-a-Lago desclasificados en la investigación de Trump

Washington –

En un rechazo rotundo de los argumentos legales de Donald Trump, un tribunal federal de apelaciones permitió el miércoles que el Departamento de Justicia de EE. UU. reutilice las grabaciones secretas incautadas del patrimonio del expresidente en Florida como parte de su investigación criminal en curso.

El fallo de un panel de tres jueces de la Corte de Apelaciones del Undécimo Circuito de los EE. UU. es una victoria aplastante para el Departamento de Justicia, que allana el camino para que los investigadores consideren presentar cargos penales por el almacenamiento de los documentos. Registros de alto secreto en Mar-a-Lago después de que Trump dejó la Casa Blanca. Al levantar la suspensión de un aspecto clave de la investigación del departamento, el tribunal levantó una suspensión que podría haber retrasado el juicio durante semanas o meses.

El tribunal de apelaciones señaló que Trump no había presentado ninguna evidencia de desclasificación de registros confidenciales, como Trump ha sostenido en repetidas ocasiones. La propiedad de Palm Beach fue incautada por el FBI el 8 de agosto.

El gobierno argumentó que su investigación se vio obstaculizada y las preocupaciones de seguridad nacional fueron anuladas por una orden de la jueza federal de distrito Eileen Cannon, quien prohibió temporalmente a los investigadores que siguieran usando los documentos en su investigación. Cannon, designado por Trump, dijo que estará pendiente de una revisión por separado por parte de un árbitro independiente que designó a pedido del equipo de Trump para revisar los registros.

El Órgano de Apelación aceptó las preocupaciones del Departamento de Justicia.

READ  Otro pico de COVID-19 a.C., con seis muertes más

“Está claro que el público tiene un gran interés en garantizar que el almacenamiento de registros excepcionalmente clasificados no cause un daño demasiado grave a la seguridad nacional”, escribieron. «Es esencial encontrar eso, revisar los documentos, determinar quién tiene acceso a ellos y cuándo, y determinar qué recursos o métodos están comprometidos», agregaron.

Escribieron que una orden de restricción que retrasara o impidiera una investigación criminal “presentaría riesgos reales y significativos de daño a los Estados Unidos y al público debido al uso de materiales clasificados”.

Dos de los tres jueces que dictaron el fallo del miércoles, Britt Grant y Andrew Brasher, fueron nominados para el 11° Circuito por Trump. El juez Robin Rosenbaum fue nominado por el expresidente estadounidense Barack Obama.

Los abogados de Trump no respondieron un correo electrónico en busca de comentarios sobre si apelar el fallo. El Departamento de Justicia no hizo comentarios de inmediato.

El mes pasado, el FBI incautó unos 11.000 documentos durante una redada autorizada por un tribunal en el Palm Beach Club. Si bien no está claro si se acusará a Trump o a cualquier otra persona, se inició una investigación criminal para determinar si los registros fueron manipulados o comprometidos.

Sep. 5 Cannon dictaminó que nombraría un árbitro independiente o un juez presidente especial para revisar de forma independiente esos registros, separar los que podrían estar cubiertos por reclamos de privilegio de abogado-cliente o privilegio administrativo, y determinar si alguno de ellos existía. Los artículos deben ser devueltos a Trump. Raymond Deary, ex juez principal de la corte federal en Brooklyn, fue nombrado para el cargo y celebró su primera reunión el martes con abogados de ambos lados.

READ  Los rusos boicotean el funeral del exlíder soviético Mikhail Gorbachev Putin para presentar sus respetos

El Departamento de Justicia argumentó que no se requería una revisión prima facie especial de documentos clasificados. Dijo que Trump no tenía una base creíble para buscar el privilegio ejecutivo sobre los documentos, y que los registros no podían estar cubiertos por el privilegio abogado-cliente porque no había comunicación entre Trump y sus abogados.

También se opuso a la orden de Cannon de dar acceso a los abogados de Derry y Trump a material clasificado. El miércoles, el tribunal se puso del lado del Departamento de Justicia y dijo: «Solo en las circunstancias más extraordinarias los tribunales deben ordenar la revisión de dichos materiales. El registro no permite concluir que esta es tal situación».

Los abogados de Trump argumentaron que era necesaria una revisión independiente de los registros dada la naturaleza sin precedentes de la investigación. Los fiscales también dijeron que el departamento aún tiene que probar que los documentos incautados fueron clasificados.

El equipo de Trump se resistió esta semana a proporcionar información a Deary, apoyando la idea de que los registros pueden ser clasificados, un tema que podría ser parte de su defensa en caso de juicio político.

Pero el Tribunal de Apelación se burló de ese argumento.

“El demandante afirma que pudo haber clasificado estos documentos mientras era presidente. Pero no hay evidencia en el expediente de que alguno de estos registros haya sido clasificado”, escribieron. «En cualquier caso, al menos a estos efectos, el argumento de la clasificación es una pista falsa, ya que clasificar un documento oficial no cambia su contenido ni lo hace privado».

READ  Caitlin Jenner menciona su colgador de jet privado al determinar las personas sin hogar para Seat Hannity

———-


Colvin informó desde Nueva York.

Eberardo Dieguez

"Cae mucho. Fanático de Internet. Orgulloso analista. Creador. Aspirante a amante de la música. Introvertido. Aficionado a la televisión".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Previous Post YouTube y TikTok dicen que el proyecto de ley liberal de transmisión en línea no protege a los creadores digitales
Next Post iOS 16.1 beta de Apple reemplaza el ícono de la batería, corrige el error de copiar y pegar