Alberto Fernández y Christina Kirschner juegan con la salud


Alberto Fernández siempre se ha definido a sí mismo como un reformador, no como un revolucionario. Crédito: Alfredo Sabbath

Ninguna revolución es posible a menos que se cambie el sistema político y económico. A pesar de que Alberto Fernández Siempre se definió a sí mismo como un reformador, no un revolucionario. Algunas de sus frases En los ultimos dias Algunas decisiones sobre la independencia de la economía y la reimposición de restricciones a la producción privada de bienes indican que este paradigma se ha desvanecido. O puede haber cambiado.





Algunos economistas se adhieren a una conclusión aprobada por médicos y psicólogos. Lo que pasa, dicen, son las conspiraciones de poder de Christina Kirchner,Decepcionada por no poder lograr el objetivo de la sentencia judicial. Estos brutales actos de poder son mensajes encriptados para que los jueces revelen quién es la nación política. No lo lograron los hechos y las reformas legales que pudieron lograr los jueces asustados.



La última y sorprendente ida y vuelta de la dirección Aumentar flaco Medicina prepaga. Ministro de Salud, Records Mundiales Guinness La resolución que aprueba un aumento del 7 por ciento en las tarifas de prepago desde el primer día de febrero se firmó en la mañana del 31 de diciembre. Como se lee en el documento oficial, la resolución fue apoyada por una serie de argumentos serios sobre un aumento del gasto médico en 2020. Más tarde esa misma tarde, González García firmó una resolución revertiendo esto: canceló la anterior. El argumento es solo uno: ha destruido el aumento por orden del presidente de la nación.


Dado que se considera que el ministro ha debatido con el presidente el aumento del 7% (los honorarios son muy importantes para el jefe de Estado), Una de las más excluidas del mundo médico es Christina, quien ordenó la retirada de la ficha indescriptible y bochornosa. “Esta es la Resolución Sanitaria 125”, dijo el director de un popular centro de salud de la capital. Después de todo, estaban asombrados por el rompecabezas de González García; Lo conocen desde hace más de 40 años. El ministro no llamó a los proveedores de salud, no les explicó nada y no envió embajadores. Quizás no sepa qué decirles. No puedo explicar el impacto de los precios de los medicamentos prepagos en la inflación anual: es solo del 0,7 por ciento.

Esta recesión significaría 125 en sus consecuencias económicas, pero raras veces en sus consecuencias sociales y políticas. A diferencia de lo que hicieron los productores agrícolas en 2008, Las compañías farmacéuticas prepagas no pueden levantarse ni detenerse. Trabajan con la salud. Una muerte como resultado de su rebelión puede destruir su dignidad y debilitarlos ante el gobierno.



Es necesario analizar dos planos. Uno es la economía. En 2020, la inflación rondaba el 40 por ciento. Los servicios prepagos tuvieron un aumento de solo un 10 por ciento al año en el que tuvieron que lidiar con la infección por el virus de la corona. Pero la inflación del índice no es la única variable a tener en cuenta a la hora de estimar los gastos médicos. La depreciación también tuvo un impacto porque se importan muchos productos médicos. O qué medicamentos se llaman novedad, son medicamentos nuevos que reemplazan a los anteriores y son más costosos. O beneficios agregados por ley, como la práctica del aborto o la financiación de soluciones más costosas para enfermedades muy raras. Las consecuencias las pagan los médicos, cuyos honorarios no han sido renovados, y los centros de salud tienen que pagar sin aumentar el costo de sus prestaciones.

En tales circunstancias, El objetivo del gobierno es sofocar el sistema de salud privado o nacionalizar directamente el sistema, Esta es la segunda etapa, más política que económica, en la que es necesario analizar los últimos resultados. Esta última variación es un presagio frecuente entre médicos y proveedores de atención médica. Christina Kirschner preguntó en su discurso en La Plata Desafió el gabinete Alberto Fernández y promovió la reforma del sistema de salud. No dijo nada más, pero eso fue suficiente.

El sistema de salud privado, que participa en prepago, trabajo social y pami, se ha hecho cargo de más del 70 por ciento de la atención de las personas infectadas. El resultado no fue malo: cerca de 44.000 muertes se contabilizaron mal entre más de un millón de víctimas. El porcentaje de muertes por encima de las víctimas es bajo. Fuentes de salud privadas dicen que puede haber habido el doble de infecciones debido a la falta de pruebas. ¿Qué logrará el gobierno nacionalizando el sistema de salud? Movilizar solo a los sectores sociales importantes del cristianismo, que precisamente utilizan los beneficios de los servicios prepagos. Corrupción política innecesaria. Vicentine es mucho más serio y masivo que el anunciado y dejado caer. La atención médica es parte de la vida diaria de las personas; Vicentin, no.

¿Por qué el gobierno lo haría mejor que los proveedores privados? ¿Por qué, si ni siquiera puede administrar eficazmente la vacuna contra el virus corona? Si bien casi todos los países occidentales han lanzado campañas de vacunación masivas, Argentina solo tiene 300.000 dosis (en un país de 44 millones de personas) de la vacuna, la rusa, que no pueden ser utilizadas por personas mayores de 60 años; Es decir, para grupos de edad de alto riesgo. La vacuna, que se usa en casi todos los países del mundo, es de la empresa norteamericana Pfizer, pero las conversaciones aquí se han estancado y nadie ha explicado por qué.

Tres representantes de la oposición nacional, Graciela Ogana, Alfredo Carnejo y Claudia Nazul, Enviaron una carta al representante argentino de Pfizer y a la sede de la empresa farmacéutica. La sede respondió que la respuesta la daría la oficina argentina.

La respuesta de Pfizer a la legislatura fue clara y concisa solo en una declaración: nunca exigió condiciones a Argentina, ni las exigió al resto del mundo. Si es así, ¿por qué deberían vacunarse el resto del mundo (o la mayoría de ellos) con Pfizer y Argentina? Alberto Fernández dijo públicamente que Pfizer Solicita condiciones que otras vacunas no solicitan. Según una carta dirigida a la legislatura argentina desde ese laboratorio, las condiciones para el almacenamiento y distribución de la vacuna son las mismas para todos los países, incluidos los que han comenzado a vacunar a partir de ahora. La vacuna debe mantenerse a una temperatura de 70 grados a cero, pero puede hacerlo durante 30 días reemplazando el hielo seco que lleva cada recipiente. Una vez que se disuelve la vacuna, se puede almacenar hasta cinco días en condiciones de refrigeración; Es decir, de 2 a 8 grados. Cada contenedor tiene un sensor de calor, un GPS para controlar la temperatura y monitorear la ubicación día y noche; Esa información va directamente a la empresa matriz de Pfizer. No se pueden cumplir las condiciones para un sistema sanitario moderno o menos eficiente. La vacuna se usa en México, Chile, Colombia y Costa Rica. En muchos países.

La otra vacuna seria que se ha comenzado a utilizar es el laboratorio británico AstraZeneca, que ya está aprobado por la Autoridad Sanitaria Británica y ANMAT. El gobierno argentino firmó un acuerdo con la empresa y su socio argentino, la industria farmacéutica. Hugo Sigman, Pero las investigaciones se retrasaron.

El presidente se preguntó públicamente por qué se estaba evaluando aquí la vacuna rusa. No hay respuesta, pero la explicación es simple: porque no es reconocida por las instituciones autónomas de Europa y Estados Unidos ni por ningún otro país radical de Occidente; Esto se debe a que el reconocimiento aquí es una declaración del Ministerio de Salud, que no es una autoridad política y técnica, y los informes científicos sobre la vacuna no son claros. De hecho, solo fueron publicados por Reuters; Ninguna de las publicaciones científicas más valiosas del mundo ha podido difundir nada de eso. Solo cuatro países en el mundo lo usan: Rusia, Bielorrusia (una ex república soviética), Venezuela y Argentina. Solo hay una respuesta a la pregunta del presidente: hay que convencer al pueblo de que la solución es mejor que la enfermedad.

Quizás sea una opción geopolítica. El gobierno ha firmado un acuerdo con China para proporcionar un millón de dosis de la vacuna fabricada por la empresa estatal china Sinoform. El presidente acaba de decir que es necesario «imponer la justicia», lo cual está prohibido por la Constitución argentina. Estas cosas se están haciendo en la Rusia de Putin o en China, un partido comunista dictatorial con un sistema económico burgués. Si son aliados de Christina Kirschner o Alberto Fernández, significa que está haciendo bailar al gobierno con su melodía o el viejo reformador se ha convertido en revolucionario.

De acuerdo a Criterios de

Más información

Excepto

READ  Bitcoin es sólido o es un gran perfil de burbuja ...
Reinaldo Estremera

"Comunicador sin remordimientos. Nerd de la Web. Adicto a Internet. Jugador. Emprendedor amigable con los inconformistas".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Previous Post El gobierno extenderá el cierre de fronteras con vecinos durante al menos dos semanas
Next Post Virus corona: Alberto Fernández sugirió controlar …