‘El mejor día de todos’: un hombre local asiste a su propio funeral y muere poco después

Poco después de que le diagnosticaran cáncer de páncreas, Ron Rader se dirigió a sus hijos con una sonrisa y les dijo: «Me voy a una fiesta».

Contenido del artículo

Poco después de que le diagnosticaran cáncer de páncreas, Ron Rader se dirigió a sus hijos con una sonrisa y les dijo: «Me voy a una fiesta».

Publicidad 2

Contenido del artículo

El hombre de 67 años, de Exeter, fue diagnosticado a finales de mayo. Pero cuando fue a su cita el 16 de julio, su médico le dijo que el cáncer se había propagado.

“Fue entonces cuando el cirujano dijo que era inoperable, que era un paliativo”, dijo su hija, Jenna McBride.

Aún así, el pronóstico conmocionó a su familia y Rader sabía lo que quería hacer a continuación. Les dijo: “Si se va a hacer el funeral y va a venir gente, yo quiero estar ahí. No quería perderlo”, recordó.

El resultado no sorprende. «Todos dijimos, ‘Sí. Es en gran medida mi papá'», dijo McBride. «Él siempre quiso salirse del camino trillado y hacer las cosas de manera diferente».

Él hizo. El 23 de julio, Rader cumplió uno de sus últimos deseos al asistir a su funeral, que ella y su familia describieron como una «celebración de la vida».

Publicidad 3

Contenido del artículo

Más de 350 personas asistieron al evento en su casa de Exeter, desde amigos y parientes hasta clientes que había conocido durante sus más de 40 años como vendedor de autos.

Incluso su antiguo equipo de hockey de Zúrich, donde creció, apareció con sus camisetas.

«Todo el día fue increíble», dijo Shirley Rader, su esposa durante 44 años. «¿Estábamos cansados ​​y emocionados? Absolutamente. Pero fue un gran día».

Rader murió en paz en su casa rodeado de familiares el pasado lunes 1 de agosto, nueve días después de la celebración.

Ron Rader murió el 1 de agosto, días después de asistir a su propio funeral, que su familia
Ron Rader murió el 1 de agosto, días después de asistir a su propio funeral, que su familia describió como una «celebración de la vida».

Antes de mudarse a Exeter con su esposa, Rader creció en Zúrich, una comunidad rural cerca del lago Huron, donde mucha gente de la ciudad al norte de Londres lo conocía desde hacía años.

“Ron es como un hermano para mí. «Nos conocemos desde hace 40 años», dijo Rick Frain. Ambos trabajaron juntos en un concesionario Toyota en Exeter y en otros antes.

Publicidad 4

Contenido del artículo

Dijo que los dos compartían intereses similares en carreras de resistencia y autos. «Nos encantaba lo que vendíamos. Especialmente cuando vendes vehículos en la comunidad local, estos son tus amigos.

Rader era un gran trabajador que dejaba una impresión duradera en todos los que conocía, incluido Colin Haskett, un director de funerarias del área de Londres que conocía desde hacía años.

READ  Se han reportado 636 nuevos casos de COVID-19 y dos muertes en Ontario

A fines de junio, a Haskett, director de Haskett Funeral Homes, se le asignó la tarea inesperada de ayudar a marcar un último elemento de la lista de deseos de Rader.

Rader inicialmente se comunicó con Haskett por teléfono y le dijo: «Tengo una pequeña cosa que me gustaría que corrijas».

Sin embargo, lo que no esperaba era que planeaba asistir a su propia celebración, o lo que algunos podrían llamar «un funeral en vivo».

Publicidad 5

Contenido del artículo

«Es el primero para nosotros en 140 años», dijo Haskett. «Lo que hacemos para ganarnos la vida, esta es la primera vez que hemos podido ayudar con algo como esto».

Reflexionando sobre lo que significa la celebración para Rader, Haskett dijo que está agradecido de formar parte de su equipo.

«Me siento muy honrado. Fue muy gratificante ponerlo en nuestras manos y luego pasar tiempo con él y terminarlo y que esté tan feliz con su decisión».

Vendedor, entusiasta de las motocicletas, jugador de hockey, amigo, abuelo, suegro y padre, Rader era una persona positiva que estaba «feliz todo el tiempo», dijo su hijo Ben.

Después de decir su último adiós en una celebración de su vida, Rader quería una última cosa. Le encantaba ir a la playa, cerca de la propiedad de su sobrina y sobrino en el lago Huron.

Así se fueron el 29 de julio, uno de sus últimos días. «Empacamos (con) amigos y familiares… y pasamos un par de horas allí, recorriendo el campamento y sentándonos en la playa», dijo su hija McBride.

«Después de eso, supo que había hecho todo».

READ  GVERT, con la ayuda de negociadores de crisis, arrestó a un sospechoso de robo a mano armada en Sanich

[email protected]

twitter.com/CalviatLFPress

La Iniciativa de Periodismo Local está financiada por el Gobierno de Canadá

Publicidad

    Anuncio 1

comentarios

Postmedia se compromete a mantener un foro de discusión animado pero civilizado y alienta a todos los lectores a compartir sus puntos de vista sobre nuestros artículos. Los comentarios pueden tardar hasta una hora en revisarse antes de aparecer en el sitio. Por favor mantenga sus comentarios relevantes y respetuosos. Hemos habilitado las notificaciones por correo electrónico: ahora recibirá un correo electrónico si obtiene una respuesta a un comentario, una actualización sobre un hilo de comentarios que está siguiendo o si un usuario lo sigue en un comentario. nuestra llegada Directrices sociales Para obtener más información y detalles sobre cómo solucionarlo usted mismo Correo electrónico sistemas

Reinaldo Estremera

"Comunicador sin remordimientos. Nerd de la Web. Adicto a Internet. Jugador. Emprendedor amigable con los inconformistas".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El proyecto de construcción más grande en la historia de SALT ya está en marcha
Previous Post El proyecto de construcción más grande en la historia de SALT ya está en marcha
Next Post Se han encontrado muchos restos humanos en el lago Mead.